Desde la casa, no la butaca: Salas de urgencia y la composición arte-sociedad

Presentación del proyecto en Cuerpos en tránsito 2012, fotos por Carlos Varela, intervención por Colaboratorio Arte

por Griselda Hernández *

El hombre, cuya larga barba arrastraba un aire misterioso, observaba el gran teatro y toda su parafernalia en la viva actividad de la escena.  Pasó tras bastidores.  Recorrió, sin detenerse, por el mismo espacio en que bailarines, cantantes, músicos y director parecían ejercer eso que se denomina “arte”.  El hombre con su barba no se detuvo.  En cambio, pasó casi corriendo anonadado por todo aquello tras el escenario, directo hasta su destino final: la butaca dentro del teatro.

Aquél acto separatista, burocrático y forzado en el teatro: los músicos regañados, los ensayos apresurados, las órdenes del director para presentar una obra carente de sentido humano y de contacto con el público, le pareció a Lev Tolstoi (novelista y filósofo que ha trascendido en la historia de la literatura mundial) una etiqueta de “arte”, una construcción burguesa muy común allá por el siglo XIX.   Este suceso marcó pauta para la publicación de una crítica al artista y su obra: “¿qué es el arte?”.  Entonces, Tolstoi apuntaló el camino al afirmar que arte sólo puede ser aquello que transmite un ser humano a otro por medio de signos exteriores,  es un acto de fraternidad entre seres, la unión de nuestra vida interna con la vida interna de otros.

Más de un siglo después el eco del concepto de arte propuesto por Lev Tolstoi llega a nosotros en forma de movimientos, de comunicación con los sentidos, de las imágenes vertidas en ideas, sonidos y danza.  Una opción por explorar, un camino en construcción, un espacio vivo: Salas de urgencia (proyecto de intervención escénica).

La urgencia de comunicar sin telones

Archivo del proyecto, intervención por Colaboratorio Arte

Ante una necesidad urgente de construir y retroalimentar un discurso estético a partir de la convivencia directa con el público en espacios íntimos, es que nace en 2006 el proyecto Salas de urgencia en la Ciudad de México a cargo de Luis Ayhllón y Alfonso Cárcamo.  Una novedosa forma de exploración creativa, un laboratorio socio-cultural imbricado en las artes escénicas… o el lenguaje artístico enclavado en los espacios sociales.

Comunicar, ese proceso en que interviene la cultura (todo lo que somos), hablar de humano a humano y buscar ese vínculo que nos une, la fraternidad- como decía Tolstoi- es quizás la premisa más importante en la filosofía de este proyecto que ha conseguido permanecer como una propuesta artística alterna, con una visión horizontal en la construcción de la obra (espectador-artista).

Después de cinco años de construir obras en espacios privados (casas, oficinas, escuelas), los creadores de Salas de urgencia, tras gozar del espectáculo dancístico “Bodies are not borders” del grupo tijuanense Péndulo Cero, los invitan a formar parte del proyecto intervencionista en Distrito Federal para sumar su visión (desde la danza) a otra faceta del ya exitoso laboratorio de creación.

Dadas las características de Péndulo Cero, un grupo con una amplia gama de exploración escénica y propuestas variadas (contemporáneo, salsa, tango, ballet, teatro del cuerpo, etc.) es que la unión se dio de manera inmediata.  La nueva propuesta para ahondar dentro de un campo diferente, enfrentándose a ensayos expuestos ante el público, sin un guión previo y sí con una metodología de exploración, fue una oportunidad para ampliar sus alcances.

Carlos A. González, Miroslava Wilson, David Mariano e Iliana Jiménez, “los péndulo”, no dudaron en aceptar la invitación de Cárcamo.  Tomaron el reto y comenzaron a esbozar lo que en un futuro se convertiría en su nueva obra de creación colectiva, guiada por Carlos A. González, “Casa que pertenece – Contenedor Inocente”.

Durante dos meses, asistieron a casas y escuelas en la Ciudad de México y fueron delimitando las premisas a desarrollar en sus intervenciones.  Tomaron las propuestas, imágenes y acciones que los asistentes generaron y con esta materia prima fueron diseñando escenas de la obra en construcción.

Tras una primera presentación pública de los hallazgos, Péndulo Cero volvió a casa con una inquietud que no los dejó descansar: continuar con este proyecto en tierra propia.  Después de decidir llevar Salas de urgencia a la frontera, “los péndulo” recibieron la estafeta para seguir este proceso de intervención en Tijuana con el cobijo del Centro Cultural Tijuana.  Así, en marzo de 2012, iniciaron las intervenciones en La Libertad, La Cacho, Otay, 5 y 10, Playas de Tijuana y Lomas Taurinas y se retomó la construcción de la obra “Casa que pertenece – Contenedor Inocente” en una segunda etapa para, en esta ocasión, ser parte de la XIV Muestra Internacional de Danza Contemporánea “Cuerpos en Tránsito”.

¿Quién interviene a quién?

Fotografía Alma Curiel, intervención por Colaboratorio Arte

La propuesta del proyecto Salas de urgencia tiene que ver con un laboratorio creativo que se instaura en espacios no convencionales, espacios privados que son intervenidos con previa aceptación de los anfitriones del lugar y sus invitados.  Sin embargo, decir que se intervienen dichos espacios quizás no sea del todo cierto.

Generalmente el artista sintetiza la percepción que tiene de su entorno y lo plasma en su obra; procesa lo real, los acontecimientos y emociones y los reconstruye a partir del lenguaje que cree conveniente para su obra.  Sin embargo, en los espacios sociales que se habitaron en el desarrollo de este proyecto, también los espectadores intervinieron al artista: les marcaron pautas, modificaron sus movimientos, instauraron palabras e imágenes, generaron nuevas escenas, guiaron a los ejecutantes.  Fueron también constructores de la obra, partícipes activos de su desarrollo.

Para la emisión en Tijuana, se armó un equipo de trabajo que incluyó a dos especialistas: un sociólogo y una terapeuta sistémica, además de un músico que fue edificando también la partitura musical de la obra; todos apoyaron desde sus áreas con un ojo más abierto a otras posibilidades de exploración sociocultural.  Por ello, los resultados dentro de la obra tuvieron no sólo un carácter artístico, sino social.

El reflejo de dos meses de intervenciones, análisis y ensayos se mostró el 27 de abril en el estacionamiento subterráneo del CECUT, ante 300 asistentes que al observar aquella propuesta novedosa y arriesgada, se vieron arrastrados a una verdadera fiesta de hermandad, de comunicación, de lazos que unieron en un momento irrepetible, algo que incluso ese día se construyó a partir de intervenirse mutuamente: artista-público, persona-persona.

Después del éxito de “Casa que pertenece – Contenedor Inocente”, Péndulo Cero continuará con una tercera fase del proceso y llevará a cabo una segunda emisión de Salas de urgencia en esta ciudad, donde continuará la consigna: unir mundos para confundir arte y sociedad.

*
Contacto: pendulo.cerodanza@gmail.com, pendulo_cero@hotmail.com
Facebook: Pendulo Cero/grupos
Twitter: @PenduloCero
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s